Cómo reciclar RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos)

Los aparatos electrodomésticos facilitan el trabajo de todos los ámbitos, pasando por empresas, hospitales, el campo hasta llegar a los hogares.

Aun así, probablemente te hayas preguntado lo siguiente: ¿Qué se hace con estos artefactos cuando ya no funcionan? Pues, sencillamente estos pasan a convertirse en residuos. A continuación, te explicaremos un poco más sobre los residuos eléctricos y electrónicos (RAEE).

¿Qué son los RAEE?

Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos provienen de aquellos elementos que usas todos los días, tales como secadores de cabello, tabletas, lavadoras, teléfonos, planchas entre otros, al dejar de funcionar se hacen inservibles y pasan a ser residuos eléctricos y electrónicos (REE).

Cómo reciclar RAEE

Categorías de RAEE existentes

Según su función, uso y características los aparatos eléctricos electrónicos, se clasifican en categorías y subcategorías, a saber:

  • Artefactos de intercambio de temperatura.
  • Dispositivos con pantallas de superficie por encima de 100 cm2 y monitores.
  • Lámparas.
  • Grandes aparatos, como por ejemplo: Electrodomésticos, equipos de informática y telecomunicaciones, aparatos de reproducción de sonido o imagen, equipos de música, juguetes, herramientas eléctricas y electrónicas, entre otros.
  • Pequeños aparatos.
  • Tipos de telecomunicaciones e informática pequeños.
  • Paneles fotovoltaicos grandes.

Reciclaje de los principales RAEE

Reciclar los aparatos electrodomésticos que utilizas en tu vida cotidiana, resulta indispensable para la sostenibilidad del medio ambiente y para la salud de las personas.

Pantallas de cristal líquido

En primer lugar, el almacenamiento y reciclaje de estos equipos es bastante complejo, debido a que poseen componentes peligrosos que necesitan ser descontaminados.

De hecho, deben ser tratados de forma separada del resto de residuos electrónicos para prevenir roturas, pues en este caso no se puede recuperar fracciones de este que son potencialmente peligrosas.

Por ejemplo, el mercurio presente en la fluorescencia de los LCD es nocivo, por esta razón debe estar separado y tratarse con cuidado, por el riesgo que esto trae consigo para la salud de las personas y del medio ambiente.

TV de tubo catódico

Cuando hablamos de los televisores de tubo de rayos catódicos o TV CRT, nos referimos a los viejos conocidos. En la actualidad, todavía continúan apareciendo residuos de este tipo, cuáles requieren un proceso específico de reciclaje.

Para los preparativos, estos se someten a una fase de desmontaje manual en la cual se seleccionan y separan las carcasas por su composición, para posteriormente, proceder a su proceso verdadero de reciclaje.

De esta manera, deben separar el tubo para la obtención del cristal frontal y del cono a través de un procedimiento de tensión térmica o del corte con diamante.

En este punto, se aspiran los polvos fosforescentes que están presentes en el cristal frontal, mientras que, el cristal que está presente en el cono que contiene plomo se envía a gestores autorizados que le puedan proporcionar el procesamiento adecuado.

Cabe destacar que, si no se realiza correctamente la separación de ambos tipos de cristal, no podrá alcanzarse el objetivo de reciclado deseado.

A través de este proceso, se pueden recuperar diferentes materiales, en los que el vidrio representa más de la mitad del peso del total seguido de metales férricos y no férricos y plásticos.

Teléfonos móviles

En cuanto al reciclaje de las baterías de móviles, se realiza en las mismas plantas de tratamiento donde son procesadas las pilas. Estas se someten a un proceso mecánico con diferentes etapas de trituración.

De esta forma, todos los componentes de los teléfonos pasan por un proceso de trituración, a través del cual se obtienen fracciones de materiales como pueden ser el papel y plástico o metales, como cobre, estaño, zinc y aluminio.

También, es posible encontrar cantidades pequeñas de metales preciosos como paladio, coltán y oro.

Aires acondicionados

El proceso de descontaminación de estos residuos, se basa principalmente en extraer los elementos potencialmente peligrosos, entre ellos, destacan los condensadores con placas de circuito impreso, los aceite y gases de los circuitos de refrigeración y los materiales pirorretardantes bromados.

Por otro lado, en cuanto la recuperación del refrigerante, este es extraído y almacenado por medio de unas máquinas específicas, y luego de la extracción, este puede ser reciclado en el centro de servicio, o bien, puede ser enviado a una estación de reproceso para su posterior reutilización.

Frigoríficos

Mientras tanto, en el caso de los frigoríficos, el proceso de reciclaje se centra en retirar los fluidos contenidos en los circuitos del aparato. Posteriormente, se procede a su trituración especial de atmósfera controlada.

En consecuencia, este procedimiento debe gestionarse en plantas de tratamiento específicas para ello, el mismo permite la recuperación de materiales, como vidrio, metal, plástico y las espumas.

Bombillas fluorescentes y de bajo consumo

El proceso de tratamiento de las lámparas fluorescentes, logra captar los elementos contaminantes de esta para evitar su emisión hacia el medio ambiente, y así poder recuperar y valorizar la mayor cantidad de material, con el fin de ser usado de nuevo en procesos productivos.

Para esto, es imprescindible que las bombillas de bajo consumo y los fluorescentes, antes de ser convertidos en residuos, se depositen adecuadamente en contenedores de recogida selectiva.

Dichos contenedores, se pueden encontrar en los puntos limpios municipales, así como también, los distribuidores eléctricos y en puntos de ventas y comercios.

En este sentido, el reciclado óptimo de estas lámparas depende mucho de nosotros, pues debemos evitar que se rompan o que lleguen rotas a los contenedores sin cajas de cartón o algún otro elemento de embalaje.

Reciclar residuos electrónicos disminuye la contaminación

El reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos, le genera muchos beneficios al medio ambiente, pues permite la recuperación de elementos como plástico, vidrio y metales que regresan al ciclo productivo.

Esto ayuda a disminuir la extracción de materias primas contribuyendo, y por ende, al cuidado de los recursos naturales y evitando la contaminación del agua, del aire y del suelo.

Además, produce beneficios sociales, ya que previene riesgos en la salud de las personas, porque logra evitar que materiales potencialmente peligrosos, vayan directo a la atmósfera o a las vías fluviales.

Esto sin contar con las ventajas económicas, porque genera nuevos puestos de trabajo y los residuos resultantes se convierten en materia prima para procesos productivos nuevos.

Donde reciclar los RAEE

Los aparatos electrónicos poseen una vida útil determinada, no son eternos. En consecuencia, es importante que averigües la ubicación de un punto ecológico o punto limpio y lleves tus aparatos a uno de estos. En este lugar, podrás depositarlos en contenedores de reciclaje que luego serán transportados a las instalaciones especializadas que los reciben, pesan y almacenan. Luego allí, comienza el proceso de reciclaje de estos residuos.

Deja un comentario